Capital Política / Carlos Joaquín y López Mena confabulan última estocada a la Uqroo

Por David Acosta

El miedo no anda en burro reza un viejo y conocido refrán, mismo que se puede aplicar a lo que pasa al interior de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), donde Francisco López Mena quien recibió la rectoría como regalo de cumpleaños por parte del gobernador del estado, Carlos Joaquín González, con el fin de perpetuarse en el cargo ante la inminente llegada de un gobierno morenista, pretende quitar al jefe del Ejecutivo Estatal la facultad de proponer a los integrantes de la Junta Directiva, máximo órgano de gobierno.

En el discurso López Mena argumenta que es el momento de recuperar el espíritu fundacional de autonomía, mismo que está planteado en los estatutos en el artículo 7 inciso II que a la letra dice: “Dotarse de las normas necesarias y suficientes a su autogobierno, que estará basado en el orden legal, en la participación representativa; ponderada y responsable de los universitarios y en la opinión razonada de la sociedad y del Estado”.

La Uqroo desde su fundación es autónoma, no obstante López Mena pretende utilizar un falso argumento para prolongarse en el cargo que ostenta, a través de reformas a las normas de la universidad.

En el documento del proyecto con el que pretende modificar la ley orgánica desnuda sus verdaderas intenciones donde menciona: las facultades de la junta directiva se conservaron en la ley orgánica, pero la de designar la terna para la elección del nuevo rector, se le otorgó a una comisión tripartita en vez de que sea el rector.

Lo que pretende es quitar la facultad a la comisión tripartita para que él tenga las herramientas para perpetuarse en el mandato de la Uqroo, aunque se cambie de gobierno.

Según el proyecto con el que está promoviendo su interés de apropiarse de la casa de estudios, el gobernador del estado, Carlos Joaquín González, está dispuesto a renunciar a la facultad de nombrar a la mayoría de los integrantes de la junta directiva, es decir a entregarle la universidad a López Mena como si se tratara de una escuela particular a la que puede manejar de acuerdo con sus intereses.

De esta forma López Mena propone la creación de la Comisión Especial para la Renovación de la Rectoría. De modo que cada 4 años la Junta Directiva coordine la formación de una Comisión Especial que se encargue del proceso para elegir a la o el Rector de la Universidad.

Los integrantes de estos órganos serán nombrados por el rector en turno, por lo que solo servirán a sus intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *