Carlos Joaquín agradece a Chetumal

13carlosChetumal, 13 de junio.- La historia no se equivoca. Quienes la desconocen o la ignoran terminan por repetir los mismos errores. Como en la legendaria Guerra de Castas, el pasado 5 de junio, los chetumaleños decidieron sacudirse el yugo de sus malos gobernantes.

 

Con el mismo coraje y determinación de aquellos mayas encabezados por Jacinto Pat y Cecilio Chi, terminaron con 12 años de impunidad y corrupción.

Pasaron de la Guerra de Castas a la Guerra de Votos.

Y a través del voto ciudadano, la capital de Quintana Roo mandó un mensaje a todo su territorio:

Es la hora del cambio.

Como en ningún otro lugar del estado, el sufragio chetumaleño le cerró el paso a su opresor y lo echó del gobierno.

Y eso es lo que vengo a celebrar hoy con ustedes.

Que esa guerra de votos en la que Chetumal apabulló a quienes la retaron, hoy se convirtió en una nueva esperanza,

Una nueva esperanza  de un cambio con rumbo y responsabilidad.

Una nueva esperanza de un Quintana Roo más pareja y solidaria, con oportunidades para todos.

La alta responsabilidad que ustedes me confirieron con su voto, me compromete a trabajar intensamente porque esa nueva esperanza se vaya convirtiendo en realidad.

Me compromete a actuar con vocación de servicio, con decencia, con honestidad.

Y aquí delante de mis hijos, de mi esposa y de mi madre, empeño mi palabra de ser un gobernador que escuche, que esté cerca de la gente.

Un gobernador que rinda cuentas y transparente lo que hace el gobierno.

Un gobernador que respete a sus gobernados y tenga una conducta honorable y tolerante.

Un gobernador que cuide el dinero de los quintanarroenses y lo aplique con legalidad y eficiencia en mejorar su calidad de vida.

Que cuide y rescate el patrimonio cultural, natural e histórico de nuestro Estado.

Que actúe con justicia y con firmeza.

Que trabaje intensamente en devolver la paz y la armonía.

No les voy a fallar!!!

Amigos todos:

Hoy es un día histórico.

Hoy empezamos a reconstruir el Quintana Roo de nuestros sueños.

De la mano de mi amigo, Luis Torres, refundaremos y proyectaremos el Chetumal que vio nacer Othón Pompeyo Blanco en 1898; en un Chetumal que conserve su maravillosa identidad pero que dinamice su economía y genere alternativas dignas de vida para sus hijos.

Agradezco profundamente el voto de confianza que me otorgan y que honraré con trabajo continuo y con resultados.

Que viva Chetumal!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *