Como en la cárcel, niños de la Casa Hogar del DIF son encerrados en un baño a oscuras bajo llave como castigo

Chetumal. – Una trabajadora que fue despedida injustificadamente de la Casa Hogar Ciudad de las Niñas, Niños y Adolescentes de Chetumal, del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que dirige Maria Elba Carranza Aguirre, exhibió las precarias condiciones en las que mantienen a los menores de edad derivado de las graves carencias económicas, mobiliarias y de infraestructura. Los niños son castigados y encerrados en en un baño o cuarto a oscuras, además de que son «exhibidos» en una silla de sanción.

Se trata de Verónica Karina León Tillit, quien fue despedida por exigir sus derechos laborales, pago de bonos por trabajar sin descanso y por requerir atención medica, luego de ser contagiada de COVID-19 al igual que 8 niños de la villa 5 de entre 6 y 11 años de edad por negligencia de los altos mandos. Fue obligada a trabajar, exponiendo su salud y la los demás menores de la casa hogar.

Durante los siete meses que estuvo laborando, fue objeto de intimidaciones, amenazas y malos tratos por parte de la directora poblana, Sandra Yuridia Ramos Alcantar, funcionaria quien no soporta las sugerencias, observaciones y solicitudes que hacen los trabajadores para mejorar la atención de los infantes y las condiciones laborales.

Externó que fue retenida en contra de su voluntad por 31 días sin poder salir de un cuarto y obligada a atender a los 8 menores que dieron positivo a las pruebas de coronavirus

La directora también despidió a una doctora y enfermera por defender a la asistente formativa para que dejara de trabajar bajo esta enfermedad que puede llegar a ser mortal.

“Estuve 31 días encerrada sin dejarme salir, yo entre un 19 de agosto y cuando llego a mi villa los niños tenían síntomas de covid, dolor de cabeza, cuerpo garganta y no tenía sabor ni olor, nadie había reportado los síntomas y cuando lo hago me   dicen que no me puedo retirar y por órdenes de la jefa y que mande a pedir ropa porque no sabían cuánto tiempo me iba a quedar, pedí que me cambien de villa y me aíslen para que no me contagie, me ignoraron y me contagie junto con 8 niños, solo uno salió negativo pero tampoco lo dejaron salir».

Agregó que: «me hicieron la prueba tres veces pero las primeras no quisieron mostrarme los resultados, al final me contagie y aun así me pusieron a tender a los niños, lavando ropa, cocinando, limpiando y demás. Yo ya no aguantaba y pedí me aíslen para reposar pero me lo negaron y no me dejaron salir para nada. Al final yo cuando recurrí al área de recurso humanos del DIF donde me atendió Laura Soberanis y me dijo que no estaba enterada de los que sucedía y que había covid-19”. 

La falta constante de comida, ropa y artículos de higiene personal son solo algunas de las carencias que pasan los menores debido a la mala administración de la directora 

“Todos pensarán que los niños está muy bien adentro pero tienen muchas escases, no tienen ropa, nunca vi que trajeran ropa y zapatos, algunos tienen calzado y otros los que traen están rotos, sospechosamente es que cada lunes nos piden que llenemos un formato para hacer las solicitudes de lo que necesitan los niños pero jamás llegaba nada, no hay ni comida, casi diario les repiten la comida y les dan pura agua natura y eso que a veces se acababa, no hay shampoo, pasta, jabón ni cepillos, hay muchas quejas pero nadie se queja por temor a perder su trabajo”, detalló.

Al no contar con espacios de recreación y esparcimiento, los infantes presentes constantes trastornos, estrés, ansiedad y otros padecimientos.

Incluso reveló que los menores de edad son castigados cuando realizan travesuras o tienen un mal comportamiento. Son encerrados en un baño a oscuras, en un cuarto bajo llave o exhibidos en una silla de sanción.

Actualmente en la Casa Hogar Ciudad de las Niñas, Niños y Adolescentes de Chetumal, son aproximadamente 200 menores de edad que se encuentran bajo los cuidados del estado. (Capital News)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *