Dejan en manos de AMLO solución de adeudo ejidal

Chetumal, Quintana Roo.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, será quien resuelva la inconformidad de cinco ejidos que reclaman la indemnización de terrenos ejecutada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) hace más de 57 años y recientemente bloquearon la carretera Nicolás Bravo-Escárcega.

Mediante la Secretaría de Gobierno (SG), se solicitó audiencia con el Ejecutivo Federal durante su próxima visita a Quintana Roo.

El domingo pasado ejidatarios de Laguna Om, Sergio Butrón Casas, Sacxán, El Palmar y El Ramonal, bloquearon el acceso a Nicolás Bravo, en exigencia a la indemnización por los terrenos expropiados para la construcción de la citada vía.

Con la obra del tramo siete del Tren Maya vendrá una segunda expropiación y el descontentó aumentó entre los ejidatarios.

Tras concertar reunión con la gobernadora del Estado, María Elena “Mara” Lezama Espinosa en el transcurso de las 72 horas posteriores, aceptaron liberar la carretera.

Esta tarde se dio reunión con autoridades del Gobierno del Estado y SCT. Tras horas de discusión y por tratarse de un asunto federal se acordó, a petición de los ejidatarios, solicitar audiencia con el Presidente de México para plantearle la problemática.

El próximo viernes se realizará la solicitud formal y se quedará a la espera de respuesta. Se pretende ocurra en una de las visitas a supervisar la obra del Tren Maya.

En tanto, quedó suspendido cualquier acto de protesta social.

Hay otros ejidos que enfrentan la misma problemática y se sumarán para conformar un bloque.

Asimismo, los productores pidieron una nueva valuación de los terrenos expropiados, porque la SCT pretende pagar en 21 pesos el metro cuadrado, cuando a otros ejidos se les valoró en 91.

El Ejido Laguna Om, integrado por 486 personas, reclama la indemnización de 120 hectáreas a la SCT. Con la ejecución de la obra del Tren Maya se pretende expropiarles 133.

Los 494 ejidatarios de Sergio Butrón Casas exigen el pago de 41 hectáreas expropiadas para la modernización de la carretera. Con el Tren Maya el patrimonio ejidal decrecería en 28 hectáreas.

En El Ramonal la SCT retiró 64 hectáreas. Los 458 ejidatarios reclaman la solventación del adeudo. De lo contrario no permitirán la expropiación de 58.

La afectación a El Palmar fue de 36 hectáreas. Los 473 ejidatarios exigen la gratificación pertinente o tampoco cederán las 31 requeridas para el tramo siete del Tren.

Para Sacxán son 31 hectáreas expropiadas y se pretende otra de 28. El perjuicio le resienten 644 ejidatarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *