Suchaa de cabeza y en quiebra

06suchaaChetumal, 06 de febrero.- Una institución “secuestrada”, con integrantes confrontados por intereses económicos y evidente nepotismo, la gasolinera embargada por un millonario adeudo surgido en menos de dos años, venta ilegal de cuando menos 10 concesiones, recursos no ingresados por concepto de renta de placas destinadas para beneficio social, infraestructura y logística descompuesta, es el reflejo del Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa).

La marcada disputa de hace más de un año entre socios de cuestionada reputación y que aspiran a la Secretaría General ha ocasionado que la estructura gremial aunque inconforme, se aleje cada vez más y tampoco se adhiera ni al movimiento que respalda al dirigente Eliezer Argüelles Borges ni al de sus detractores.
Los hechos recientes ocurridos en el Suchaa, y que han trascendido a la vida pública, anticipan que la ebullición del conflicto es cercana.
Es innegable que el secretario general del Suchaa, mediante “chicanadas legales” se apropio parcialmente del patrimonio gremial, puesto que vendió 10 concesiones, entre taxis y combis foráneas, a nuevos socios, a quienes cobró 80 mil pesos de ingreso pero solo la mitad fue reportada ante la Tesorería.
Asimismo, los recursos generados por la renta de placas hasta por tres años, destinadas para el fomento de actividades de beneficio social, como el Comité Administrador del Fondo para la Educación, Cultura y Deporte (Cafecude), no ingresaron.
La infraestructura operativa del Suchaa es deficiente pues las casetas ya no funcionan pues los delegados renunciaron desde hace mucho y de ocho patrullas seis están descompuestas y abandonadas.
El gasto corriente de las instalaciones apenas ha sido solventado, pese a que en el Suchaa se cobra todo, hasta la realización de un trámite o expedición de documentos. El cobro oscial entre 30 y hasta 200 pesos.
La gasolinera Kohunlich fue embargada por un adeudo de más de nueve millones de pesos, entre impuestos, falta de pagos a proveedores de combustible y salarios de ex trabajadores que procedieron ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA).
El nepotismo y escándalos han rodeado a la actual administración pues el secretario general ha utilizado al Suchaa como empresa de colocación de empleos. Por ejemplo, Demetrio Borges Meléndez, tío del mencionado, es el responsable de cobro en el Área de Cómputo;  Paola Borges, hija del líder, es la encargada del Área de Cobranza; Yareli Lagos, prima del mismo, es la secretaria de la Tesorería; Fidencio Argüelles Lagos, también tío, es el titular de la Comisión de Honor y Justicia, donde también se cobran “cuotas” para dictaminar a favor o en contra de algún imputado.  
Por si no bastara, Eddy y Jesús Borges Meléndez, tíos del secretario general, así como sus primas Pamela y Zury Borges son los encargados de la Secretaría de Conflictos. Estos son respaldados por Ever David Borges Tuz, secretario adjunto de Actas y Acuerdos. La contabilidad de la Tesorería del Suchaa es realizada exclusivamente por Humberto Castán, concuño del secretario general, quien apoya y patrocina los eventos y actividades de la esposa de Argüelles Borges, Alma Rosa Canul, secretaria de Acción Femenil.
Las presiones y conflictos derivados por la situación que impera en el gremio han ocasionado afectaciones en la salud del dirigente.
Los ex colaboradores del secretario general del Suchaa ahora orquestan movimientos de protesta cada vez más fuertes en su afán por obtener tal posición cuando concluya la administración gremial.
Un caso cercano es el de Luis Villaseñor Madrigal, alias “el zurdo”, ex secretario de Actas y Acuerdos, quien constantemente organiza golpeteo mediático y predica honestidad, pese a que el ex secretario general, Rubén Pelayo Ku, le concesionó 10 placas de combis foráneas en forma ilegal, y luego le traicionó.
Villaseñor Madrigal aspira a la secretaría general del Suchaa y se siente tan seguro de obtenerle, pues según en sus reuniones constantes le han ratificado el respaldo de la estructura, que ha anticipado cobrará todas las afrentas, inclusive la realizadas por el Gobierno del Estado en su contra.
Algo que ha causado odio en “el zurdo” hacia Argüelles Borges es el retiro de las 10 concesiones mencionadas, además porque también le expulsó.
En este contexto también hay que mencionar a Zully Carvajal Ortega, la eterna aspirante a la dirigencia del Suchaa pese a que carece de simpatía y respaldo de los socios, como ha quedado demostrado en ocasiones anteriores; y Marcelino Pinto Baños, quienes instan a los taxistas a no pagar cuotas y también realizan trámites de licencias, emplacamientos y licencias. Ambos son personas que despotrican contra el jefe del Ejecutivo Estatal.
En postura similar opera Carlos Gómez González, quien también desea ser líder del Suchaa al costo que sea, pese a operar en contra del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Gobierno del Estado. Así actuó contra su ex amigo Rubén Pelayo Ku.
Para realizar “los trabajos sucios” engañaron al ex boxeador Rodrigo “la avispa” López Hernández, con que puede ser el próximo secretario general pero necesita demostrar más que ganas.
Lo anterior es falso pues el ex boxeador adeuda al Suchaa, no cuenta con los cinco años de antigüedad que exigen los estatutos y tampoco con buena reputación, pues según la Procuraduría General de Justicia (PGJ), a través de la Fiscalía Especializada en Atención a Delitos contra la Salud (Feadcs) le investiga por presunta distribución de droga, lo cual haría en caso de lograr la dirigencia.
Bien se ha dicho que la ilegalidad no puede combatirse con ilegalidad, pero esto no ha sido entendido por socios como Rafael Cetina Galván, el cual siendo secretario de Actas y Acuerdos fue expulsado del gremio en junio del 2003, como consta el acta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), por haber atentado contra el patrimonio y estatutos; aún así desea presidir el Suchaa.
De acuerdo a la notificación emitida por la JLCA el 20 de junio del 2003, cuya copia obra en poder de Diario Respuesta, también fueron expulsados Héctor Pérez Rodríguez, Darwin y Eloín Carvajal Povedano, Ricardo Reyes Mora, Juan Coba Navarrete, Fernando Ramírez Vela, Oscar Vadillo Lemus, Gerardo García Pantoja y Luis Felipe Martín, por lo tanto carecen de elementos para debatir.
Si bien hay malestar de 460 socios ayudantes que pagaron cuotas para ser incluidos en la lista para la próxima entrega de concesiones, no apoyan a ningún grupo puesto que los conflictos de intereses son marcados.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *